0
0 Votos

Luego de un inconveniente y a partir de su molestia, Don Ramón se dedica a declararle la guerra contra los niños de la vecindad, esto hace que al Chavo le de la garrotera porque Don Ramón tiene una escopeta, y entonces los niños le echan un salpicón de agua. Más tarde para cobrar venganza, el Chavo golpea a Don Ramón para ganar la guerra, pero le da la garrotera otra vez y éste le da por accidente otro salpicón de agua a Doña Florinda. Al final cuando Don Ramón se escapa a la calle, Doña Florinda dice que "La guerra es la guerra" antes de que él vuelva, pero Don Ramón libera al ratón que empieza a asustar a Doña Florinda, y ella se desmaya.

Download Links